Saltar al contenido
VayaMili

El Cabo

17/06/2019
cabo

El Cabo

Tanto los que toman las decisiones, como los mandos militares de gran escala, quizás tengan una perspectiva diferente de lo que es cumplir la misión, lo que está claro, es que cada uno colabora a su nivel y dependiendo de su rango o nivel de preparación, estará predispuesto a actuar de diferente manera y seguir el mandato dado.

Los verdaderos ejecutores de la misión, son los soldados, cabos, suboficiales y oficiales que se encuentran con los pies en la tierra donde se debe cumplir la misión, esos hombres y mujeres que han estado instruyéndose arduamente con el único objetivo de cumplir la misión, sin desviarse de ella, con exactitud, simplemente actuando a lo mandado y poniendo en práctica los conocimientos adquiridos en los centros de formación y unidades, por todo ello hace pensar en los pilares de los verdaderos ejecutores de la misión.

EL CABO, existen muchos con armas y especialidades diferentes, de infantería, artillería, zapadores, trasmisiones, especialistas, cada uno de ellos con un puesto táctico diferente, pero con un solo objetivo, la instrucción y adiestramiento de su escuadra y servir de apoyo al suboficial para el buen gobierno del pelotón, pero también el cabo es el primer eslabón del conducto reglamentario, todas las inquietudes de los soldados tienen que pasar primero por su cabo.

Función del Cabo

El cabo del EJERCITO ESPAÑOL tiene su propia función, es el encargado de una escuadra de fuego en el caso de una escuadra de infantería, o cabo jefe de pieza en una sección de morteros, sea cual sea el cabo tiene a su mando cuatro soldados. El cabo tiene que ser sincero y correcto con sus soldados y uno más del pelotón, ya que durante la instrucción o misiones internacionales, el cabo es el que estará bajo el sol, la lluvia, el frio, junto a sus hombres comiendo y durmiendo junto a ellos resguardando la disciplina y el correcto manejo de las armas material y equipo. El cabo en batalla es el que se hará cargo del pelotón cuando el Sargento caiga en combate, por la regla de sucesión de mando, para ello el cabo también se instruye como jefe de pelotón tomándolo en situaciones que el mando lo requiera.

Al cabo se le exige más que a los soldados ya que debe ser ejemplo a seguir de sus soldados, el primero en corregirlos y el primero en reconocerlos, como curiosidad en las Reales Ordenanzas de los Ejércitos antiguos, el cabo tenía derecho a llevar una vara con unas dimensiones y características determinadas, con el fin que le de uso para corregir a sus soldados.

En una unidad entre cabos hay cordialidad, compañerismo, y tradición, sabiendo que aquel que ascienda a cabo debía presentarse a todos los cabos de su unidad, recibiendo de ellos todo su apoyo y reconocimiento por haber podido aprobar el concurso oposición que gracias a su antigüedad y experiencia se haya hecho acreedor. Hace unos cuantos años el ascenso a cabo era por observación directa, y no hacía falta un determinado tiempo para el ascenso, solo contaba la valía de aquel soldado seleccionado para ascender a cabo, pero hoy en día es diferente, hasta seis años de soldado hace falta para poder presentarse al concurso oposición.

Jose Millan Astray

José Millán Astray

almogavares

Almogávares

roger de flor

Roger de Flor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =