Saltar al contenido
VayaMili

Botas tácticas

Botas tácticas

Elegir un buen par de botas tácticas, tanto si eres militar, policía como aficionado al airsoft, es una decisión muy compleja. No todas las botas son iguales, ni tampoco existe ninguna que sea la más adecuada para todo el mundo. Entonces, ¿cómo selecciono las mejores botas que se ajusten a mis pies y mis necesidades?

Vamos a tener la respuesta a esa pregunta en el texto que viene al final de la página, pero antes, vamos a ver las mejores opciones de botas tácticas que encontrarás en Amazon.

Conoce tus pies

Antes de calzarnos con unas botas y ponernos a caminar, es importante que paremos un momento e intentemos comprender el funcionamiento interno de nuestros pies.

Para comprender la complejidad de los pies, hemos de saber que el pie es un complejo mecanismo compuesto de más 100 músculos diferentes, 26 huesos y 33 articulaciones y que en su frágil complejidad, actúa como un activador de propulsión para todo nuestro cuerpo y de amortiguador de choque contra el suelo.

Hay que tener presente, que para nuestro organismo, cualquier calzado que nos pongamos es una extra hecho por el hombre que debemos intentar que sea lo menos molesto posible. La mejor manera de evitar la sensación de pies cansados o doloridos, es conseguir las mejores botas para la ocasión. En trabajos como el ejército o la policía, las botas es un elemento de uso diario, por lo que escoger un par de botas tácticas buenas, mejorará mucho nuestra calidad de vida diaria.

Por qué escoger unas buenas botas tácticas

Debido a que las botas tácticas están fabricadas para proteger a tus pies de condiciones extrema, imagina lo que pueden hacer por ti  en condiciones «suaves».

Una buena bota táctica se caracteriza por ser una combinación única de ligereza, comodidad y máxima protección. Están diseñadas pensadas para ser utilizadas en terrenos rocosos o agrestes, por lo que será necesario un buen ajuste que soporte tus tobillos.

Las botas tácticas son tu mejor opción si…

A pesar de que estamos enfocando el uso de las botas tácticas al ejército o a la policía, podemos encontrar algunas situaciones en las que el uso de un buen par de botas tácticas sería recomendado:

  • Si eres una persona que es propensa a tener lesiones de tobillos, las botas tácticas o de combate te van a mantener bien protegido, dándote una mayor estabilidad y apoyo.
  • La carga que llevas puesta es demasiado pesada para tu tipo de cuerpo.
  • Estás haciendo una marcha lenta sobre un terreno difícil. Cuanto más larga la marcha, más necesarias te van a ser las botas.
  • En aquellas personas que sufren de rodillas torcidas.
  • Para aquellas personas que tengan los músculos de las piernas no demasiado fuertes o desarrollados. Este es un problema común en los principiantes en actividades al aire libre.
  • Para evitar las picaduras o mordiscos de animales que podamos encontrar en el campo. Una buena bota va a evitar que el mordisco de una serpiente, llegue a nuestro cuerpo.

Las botas tácticas y el ambiente exterior

El terreno en el que vamos a desarrollar nuestra actividad es lo que generalmente va a dictaminar que tipo de botas tácticas necesitaremos comprar. Aunque veremos diferentes tipos de botas un poco más tarde, vamos a ver algunas de las preguntas que deberemos hacernos a la hora de comprar unas.

¿Cómo va a ser el ambiente en el que nos moveremos?

¿Vamos a desarrollar nuestra actividad en una zona urbana, con su asfalto y hormigón?
¿Nos vamos a enfrentar a montañas escarpadas o a llanuras rurales?
¿Nos vamos a mover por zonas pantanosas y con barro o zonas desérticas?

Como puedes observar, el factor ambiente es un elemento importantísimo a la hora de escoger correctamente un tipo de botas militares o botas policiales.

¿En qué clima trabajamos?

El clima en el que vamos a desarrollar nuestra actividad es uno de los elementos que más nos van a importar a la hora de seleccionar un tipo de botas u otro.

Estamos hablando de calor y frío extremos, precipitaciones y otras calamidades por las que se puede caracterizar nuestra zona. No es lo mismo trabajar en León, que en Galicia o en Valencia. Cada sitio tiene su propio clima y cuando elijamos una bota táctica, tendremos que pensar en el trabajo diario que realizaremos bajo el clima que nos rodea.

Gore-Tex

Las botas tácticas impermeables son, la mayoría de las veces, tu mejor opción. Mantendrán en la mayoría de los ambientes tus pies bien cubiertos. GTX (Gore-Tex) es una membrana recubierta de teflón con millones de aberturas microscópicas que se encargan de mantener los pies perfectamente secos. Mantiene la humedad exterior donde debe estar, pero también elimina el sudor del interior de la bota. Esto lo convierte en una opción excelente incluso en climas más cálidos.
El GTX debe mantenerse alejado de la luz solar directa si es posible. Una exposición prolongada puede deteriorar las botas y provocar un aumento de la temperatura.

Partes fundamentales de las botas tácticas

Es importante conocer nuestro material si queremos hacer uso de él. Por ello vamos a echar un vistazo a nuestro protector de pies por dentro y por fuera.

La parte superior de la bota

La parte superior es toda la parte superior de la bota. Los materiales con los que está fabricado afectan directamente a su peso, transpirabilidad, durabilidad y resistencia a la abrasión y al agua.

La mayoría de las veces, la parte superior está hecha de:

  • Cuero de flor – También conocida como «piel», se destaca por su resistencia a la abrasión y al agua. La durabilidad máxima es una de sus características. Le faltará transpirabilidad y tiene una alta resistencia a los daños.. Terreno áspero, cargas pesadas y largas marchas son las situaciones idóneas para la piel «de verdad». La desventaja puede ser el hecho de que se seca más lentamente que los sintéticos y puede que necesites un buen secador de botas para cuando se mojen.
  • Cuero de grano partido – Se trate de un combo de cuero y nylon para conseguir un peso más ligero y una mejor transpirabilidad. Es considerablemente más barato, pero pierde resistencia al agua/abrasión.
  • Cuero nobuck – Cuero pulido para que se parezca a un ante. Más o menos lo mismo que el de grano entero, pero con un poco más de flexibilidad.
  • Sintéticos – Poliéster, nylon, cuero sintético…. Cuesta menos que se deteriore que el cuero pero son más ligeros y se secan más rápido. También son más baratos. Las botas tácticas impermeables suelen fabricarse con materiales sintéticos modernos.

Suela intermedia

Su función es la de mejorar la amortiguación, actúar como amortiguadores y determinar la rigidez general de la bota. Normalmente están hechos de uno de los dos materiales siguientes:

  • EVA (acetato de etilvinilo) – Material más ligero y suave. Es la alternativa más barata y usada. También es amortiguador, impermeable y ofrece una buena protección contra objetos punzantes.
  • Poliuretano – Más resistente y firme que el EVA. Es más duradero pero también más costoso.

Es la modernización de los materiales utilizados  y la reducción de los costes, lo que permitió que las botas se extrapolaran para la práctica del senderismo.

Suela

Las suelas de las botas tácticas son en su mayoría de goma. Algunos otros materiales, como el carbono, pueden añadirse para proporcionar una rigidez adicional, pero eso no es algo habitual.

Las suelas Vibram son una opción de alta calidad fabricadas en Italia y se han convertido casi en un estándar de la industria. Sus principales beneficios son:

  • Resistente a un gran número de sustancias industriales
  • Resistente al aceite y al deslizamiento
  • No marcaje
  • Duradero y ligero

Así que, si ves el emblema amarillo «Vibram» en la suela del zapato, definitivamente es algo bueno y a tener en cuenta para su compra.

Algunas características adicionales de una bota táctica de calidad que merecen nuestra atención son:

  • Rotura de talón – parte de suela «limpia» que te ralentiza durante los descensos pronunciados.
  • Patrón de orejas – La mayoría de la gente no sabe lo que son. Nosotros les llamamos crampones que están incorporados. Están ahí para una mejor tracción o «agarre». En áreas pantanosas o llenas de escombros, queremos que sean más pequeñas para que puedan despojarse de toda la acumulación a medida que caminamos.
  • Protección de los dedos – una serie de botas tácticas con protección de dedos de acero o de material compuesto, que se han convertido en el estándar de la industria en los últimos años.

Elegir el ajuste correcto en una bota táctica

Un buen ajuste de la bota, va a ser un detalle fundamental a la hora de prevenir lesiones inesperadas. A veces se piensa que lo mejor es llevar la bota completamente ajustada, pero a pesar de lo que podamos pensar, la realidad es que un ajuste excesivamente apretado nos puede traer más de un problema. Hay que tener en cuenta que nuestros pies se hinchan naturalmente a lo largo del día. Por esto es recomendable, que si no queremos acabar con ampollas en los pues, reservemos un poco de espacio extra cuando nos ajustemos las botas.

Problemas por malos ajustes

Vamos a ver algunos de los problemas que nos pueden suceder si no llevamos un correcto ajuste de las botas:

  • Ampollas
  • Uñas de los pies ennegrecidas
  • Callos
  • Fascitis plantar
  • Juanetes
  • Tensión en las articulaciones y los tendones
  • Uñas encarnadas de los pies
  • Dedos del pie en forma de martillo o cruzados….

Fascitis plantar y la elección de botas tácticas/de excursión

De todos los problemas que acabamos de mencionar, la fascitis plantar es la que se merece que le dediquemos una atención especial porque es bastante común en los militares y la más perjudicial. A rasgos generales, la fascitis plantar es una condición causada por una inflamación de una banda de tejido en la parte inferior del pie, la fascia, que conecta el talón con los dedos de los pies. En la fascitis plantar, la fascia se inflama y nos provoca un dolor punzante en el talón o en la parte interna del pie. El dolor es peor en los primeros pasos matutinos ya que es cuando pasa del estado de relajación al contraído cuando nos duele más.

Para evitar la fascistis plantar, se recomienda comprobar que cuando vayamos a comprar unas botas tácticas tengan las siguientes características:

  • Vamos a intentar buscar, dentro de la medida de lo posible, una bota militar que tenga tacos profundos.
  • Tanto para botas militares como botas policiales, si la bota lleva suela de goma, ésta proporcionará un extra de amortiguación que absorberá los impactos que tendrían que sufrir tus pies en su ausencia.
  • Buscar botas que lleven un complemento adicional en la entresuela que evite que se puedan doblar con facilidad.

 

Como colocarse bien una bota y acertar en la compra

  1. Nos estamos centrando en la bota, pero no hay que dejar de pensar que aunque tengamos unas maravillosas botas tácticas, si no las acompañamos con un buen calcetín y éste lo utilizamos de la forma idónea, volveremos a tener problemas con nuestros pies. Por lo tanto el grosor de sus calcetines puede jugar un papel importante en la experiencia en general y habrá que utilizar uno u otro dependiendo del ejercicio que vayamos a realizar y la época del año en la que nos encontremos.
  2. Una vez puesta las botas y sin apretar los cordones, el dedo índice debe deslizarse sin esfuerzo entre la parte trasera de tu pierna y la de la bota.
  3. Al atarse la bota, debe sentir que el talón se mueve hacia la parte trasera de la bota.
  4. Antes de dejarlo estar, haz una prueba rápida caminando un poco.
  5. Si tus dedos están tocando la parte delantera de la bota, tienes un problema.
  6. Uno de los puntos más importantes es el talón. Éste debería moverse junto con la bota. Si por el contrario, se rozan el uno contra el otro, hay que pensar en cambiar de modelo o talla.

Otro gran consejo es ir de compras por la tarde. Como ya se ha dicho, nuestros pies se hincharán durante el día por lo que las botas compradas que se ajusten perfectamente por la mañana podrían estar exprimiendo la vida de tus pies al final del día.

Tipos de botas tácticas para elegir

Los que utilizamos este tipo de botas, cuando vamos a comprar un par de ellas, nos encontramos con que las opciones más comunes de bota son los siguientes:

Botas de combate estándar

Podríamos pensar en las antiguas botas básicas de las utilizadas en el ejército. Son impermeables y están hechas de cuero negro que normalmente está endurecido. El diseño general se ha concebido teniendo en cuenta la estabilidad adicional del tobillo y del pie. En otras palabras, están hechos para ser utilizadas en terrenos difíciles que normalmente encontrarás durante la instrucción o durante en el combate.

Este tipo de botas tiene sus raíces en la antigua Roma, cuando eran conocidas como caligae.

Botas de salto

También denominadas»botas de paracaidista», son un equipo estándar utilizado en algunas unidades paracaidistas desde la década de 1940.

Cuentan con una serie de refuerzos, el más importante de ellos se encuentra en la zona del tobillo. Son botas de caña alta, donde los talones están «optimizados para el aire» y las suelas son de goma. Más tarde, se agregan los casquillos de los dedos de los pies para una protección adicional. A día de hoy, el ejército español, no utiliza ningún tipo de botas especiales para realizar los saltos paracaidistas.

Botas de carrista

Este tipo de botas empezaron a desarrollarse a nivel mundial después de que el General George S. Patton, Jr. creara las unidades de carros de combate de los Estados Unidos para satisfacer las necesidades específicas de la tripulación de un tanque.
Se caracterizan por no tener cordones, sino correas de cuero. Con esto se busca que no haya nada con que nos podamos enredar tanto en el interior como en el exterior del carro. Sob muy resistentes al calor. Además de todo esto, suelen incluir la lengüeta con fuelle, protectores de dedos de acero, protectores de acero o de plástico para los talones y los mangos, así como insertos de metal.
Nuevamente, en las unidades de carros de España, no existen este tipo de botas.

Botas tácticas para condiciones climáticas extremas

Podemos encontrar tres opciones diferentes para tres climas extremos:

Botas de la selva – La necesidad de este tipo de calzado en las unidades militares de todo el mundo, surgió incluso antes de la Segunda Guerra Mundial. Tienen la parte superior hecha de lona emparejada con suelas de goma y pesan aproximadamente 3 quilos. Aunque se pueda pensar que la mejor opción sería intentar evitar que entrara el agua dentro de ellas, la clave de estas botas de combate es permitir que salga el agua que entre y luego se se sequen lo más rápido posible. El drenaje del agua se logra a través de ojales especializados, mientras que las plantillas de malla tejida permiten que el aire circule libremente y se deshaga de la humedad sobrante. Cuanto menos tiempo se tengan los pies mojados, menos posibilidades de ampollas y úlceras tropicales.

Botas de desierto – Elaboradas según la receta saudí de Norman Schwarzkopf. Están hechos de gamuza áspera emparejada con cordones de nylon. Para eliminar rápidamente el exceso de calor, los insertos protectores de acero fueron desechados. También se eliminaron las rejillas de drenaje para evitar que la arena entrara.

Botas de combate para climas fríos – Aquí es donde Gore-Tex regresa a la escena. Podemos encontrar diferentes modalidades en este tipo de botas. Tenemos unas que son completamente impermeables, otras preparadas para condiciones climáticas más duras y otras para hacer frente a temperaturas de hasta -20 grados F. A medida que necesitamos más protección, estas botas contarán con más capas aislantes adicionales hechas de lana, fieltro y caucho.

Consejos finales

Comprando físicamente

  1. Es fundamental fijarse bien en las uniones de las diferentes partes de las botas. ¿Cómo se unen la suela y la parte superior, están pegadas, soldadas o cosidas? ¿La parte en la que se encuentran se ve débil? ¿Los puntos de cosido se ven firmes o flojos? ¿El pegamento sobresale en alguna parte?
  2. Dobla la bota como una toalla y mira si necesitas esforzarte un poco. Si se dobla con facilidad, significa que la entresuela no tiene suficiente rigidez, lo que indica un soporte medio pobre.
  3. Presiona la suela con ambas manos (una dentro de la bota y otra en la suela por el exterior) ¿Sientes que se tocan? Si es así, cambiar de botas ya que éstas ofrecen una protección del pie muy deficiente.
  4. ¿El talón está flojo? Lo necesitamos estable y bastante rígido.

Comprando online

  1. El primer consejo que te doy, es que leas todos y cada uno de los comentarios del resto de usuarios. Comprar cualquier tipo de producto en línea no es lo que solía ser. Hoy en día, hay mucha información que puede utilizar para tomar una decisión acertada. Y quién es una mejor fuente que la gente que lleva esas mismas botas para ayudarte a elegir bien.
  2. El consejo que puedo darte aquí es bastante obvio: tómate tu tiempo, lee lo que otras personas dicen sobre las botas tácticas o de combate en sus reseñas y, sobre todo, lee la «letra pequeña» sobre el ajuste. Se paciente y encuentra a una persona que use exactamente el mismo tamaño que usted y lee si tiene que decir algo sobre el ajuste y la comodidad de la bota. Si realizas una profunda investigación y obtienes tu información de fuentes confiables, hay muy pocas maneras de equivocarse.

Estás oficialmente listo

Ahora si, ya estás listo para salir y hacer una compra basándote en una elección informada sobre las mejores botas tácticas para cualquier propósito que tengas en mente.