Saltar al contenido
VayaMili

Fascitis Plantar: qué es y cómo prevenirla

fascitis plantar

Hay un montón de maneras de que el pie puede llegar a dolerte, pero la fascitis plantar es la más común de todas. Y es que esta dolencia suele aparecer cuando menos te lo esperas, causando unas molestias muy desagradables.

Siendo conscientes de la importancia de conocer y prevenir la fascitis plantar, queremos echaros una mano para que descubráis al detalle más sobre ella. También añadimos algunos consejos para prevenir la fascitis plantar.

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar es una inflamación de tejido, de una banda gruesa que se extiende por la parte inferior del pie. Este tejido va desde el talón hasta los dedos de los pies, siendo denominada como fascia plantar.

Debido al exceso de tensión por el esfuerzo se producirán desgarros en el tejido, produciendo que se inflame y produzca irritación, además del consabido dolor.

Síntomas de la fascitis plantar

El principal síntoma de la fascitis plantar es una molestia que suele ser punzante, un dolor que aparece cuando te despiertas de dormir, dado que el pie está en reposo. Y es que si ya has tenido fascitis plantar, habrás notado que al comenzar tu actividad diaria ese dolor se reduce.

Aun así no debes confiarte, ya que si estás quieto durante bastante tiempo o pasas muchas horas sentado, cuando te levantes notarás ese desagradable dolor de nuevo. Por eso es importante no dejarla pasar y dedicarle atención para poder curarla.

Factores de riesgo de la fascitis plantar

Por lo general son los corredores quienes más sufren de la fascitis plantar, aunque aquellas personas con obesidad o sobrepeso también pueden llegar a sufrirla, debido al esfuerzo que deben realizar. Sin contar, claro, el uso de un calzado con un apoyo inadecuado que fuerce la fascia plantar.

Aun así, hay algunos factores de riesgo que debes considerar respecto a la fascitis plantar:

  • Cómo es tu pie, su anatomía y tu propia forma de caminar. Puede que no seas consciente y estés cargando el peso de una forma anormal, produciendo que la fascia plantar se sobreesfuerce.
  • El tipo de trabajo que realizas, como las funciones laborales que obligan a los empleados a estar largas horas de pie o caminar por superficie dura sin el acolchamiento adecuado.
  • La obesidad, debido a que todo el peso adicional que debe soportar el cuerpo acaba traduciéndose en una mayor tensión en la fascia plantar.
  • La edad, ya que a partir de los 40 años el cuerpo ya no es lo que era. Sino pregúntaselo a tus padres y abuelos.

Además de estos también es un factor el tipo de ejercicio deportivo que realices. Los corredores de larga distancia, saltadores y bailarines tienen más propensión a sufrir este tipo de dolencia en el pie.

La fascitis plantar y el ámbito militar

Debido al gran esfuerzo físico que deben soportar los militares, en especial realizando esos ejercicios maratonianos o maniobras semanales, la fascitis plantar se ha convertido en todo un infierno para aquellos que no van preparados de la forma adecuada.

La diferencia entre una bota regular y una buena bota puede reducir los riesgos de sufrir fascitis plantar, así como realizar los estiramientos y el calentamiento adecuado antes de lanzarse a subir el monte como las cabras.

Ya sabemos que sois tipos duros y os va el dolor, pero la fascitis plantar puede hacer que cada vez disfrutes menos de todos los ejercicios militares, reduzca tu rendimiento e incluso te afecte psicológicamente al tener que resistir la molestia todos los días.

¿Qué hacer cuando se tiene fascitis plantar?

Lo primero de todo es procurar no forzar más la fascia plantar, así que tomarte las cosas con algo más de relax. Luego, es importante que acudas a un médico y te diagnostique de la forma adecuada, ya que él podrá ofrecerte una solución personalizada.

Pero si eres un cabezón y prefieres seguir torturándote con tu fascitis plantar porque no quieres ir a un podólogo, tienes diversas soluciones que pueden aliviarte el dolor:

  • Aplica frío con regularidad en la planta del pie, tres veces al días, y después de hacer deporte. Con una bolsa de hielo puedes masajearte la fascia plantar y así reducir el dolor y la inflamación.
  • Cambia de calzado, por favor. No fuerces más tu pie. Prioriza la comodidad por encima del estilo, decidiéndote por zapatos cómodos con un tacón bajo o moderado.
  • Realiza estiramientos del arco del pie diariamente. Esto te ayudará a mejorar la elasticidad de la fascia plantar y a liberar la tensión acumulada. Tampoco te olvides de estirar gemelos y el talón de aquiles.

Si te has decidido por la vía médica, tras un análisis de tu caso es más que probable que te receten algunas sesiones de fisioterapia. Allí te ayudarán a aliviar toda la fascia plantar, mejorar la elasticidad y evitar que se cronifique.

Aun así a veces eso es insuficiente, por lo que en los casos más graves pueden aplicarse soluciones como inyecciones de esteroides, ondas de choque, procedimiento Tenex o incluso cirugía.

Consejos para prevenir la fascitis plantar

Si aún no la has sufrido y quieres conocer algunos consejos de prevención de la fascitis plantar, nosotros te los facilitamos para que nunca dejes de correr por esta razón.

Conoce bien tus pies

Tú eres consciente de como caminas, como funcionan tus pies y todas las peculiaridades que tienen. Por eso no debes dejarlo de lado nunca y así evitar la fascitis plantar como cualquier otro problema.

No tengas miedo de acudir a un podólogo, hacerte un estudio de la marcha e informarte sobre todo aquello que no sabes de tus pies. Con todo este conocimiento descubrirás tus límites y podrás dar el 100% minimizando los riesgos.

Mantén un peso adecuado

Uno de los factores de riesgo de la fascitis plantar es el sobrepeso, por lo que mantener un peso adecuado a tu cuerpo es fundamental para evitar la fascitis plantar. Ya sabemos que a todos nos gusta el dulce y a veces somos demasiado golosos, pero procura compensarlo con buen ejercicio.

Y es que no sólo prevendrás la fascitis plantar, sino que también te ayudará a mejorar otros aspectos de tu salud. Incluso te vas a ver mejor, por lo que aumentará tu autoestima.

Renueva tu calzado de forma regular

¿Has visto tus bambas de correr favoritas? ¿Qué es eso que le sobresale? ¿Por qué parece que te esté haciendo la cobra? ¿Y ese pequeño despegue de la suela?

Revisa y cambia tu calzado de vez en cuando, ya que el desgaste puede hacer que pierdan absorción de impacto y todas las ventajas que ofrecía al principio. Aunque te sientas cómodo con él, te sentirás mucho mejor si no tienes fascitis plantar.

Realiza un buen calentamiento y un mejor estiramiento

A muchos les da pereza, pero el calentamiento es fundamental para evitar lesiones; entre ellas, la fascitis plantar. Debes comenzar tus ejercicios con suavidad, permitiendo que el cuerpo se caliente y se prepare para esfuerzos de mayor intensidad. No seas burro.

Y tras sudar como un bellaco también debes tomarte tu pequeño descanso. Respira y realiza una buena tabla de estiramientos, para que el cuerpo se relaje, gane elasticidad y evites dolores posteriores al deporte.

No te fuerces en cuanto sientas dolor

Puede que seas muy orgulloso, puede que puedas aguantar una molestia de nada, pero a la larga eso te puede pasar factura. Y es que la cabezonería presente se convierte en un problema futuro si decides no hacer caso a esas lucecitas rojas de tu cuerpo.

Así que cuando sientas dolor, detente. Descubre la razón y no te fuerces. Tu cuerpo tiene que durar mucho más, por lo que agradecerás que estos dolores no se cronifiquen y tener que sufrir una vejez hasta el culo de analgésicos.

Esperamos que toda esta información os haya ayudado a comprender mejor la fascitis plantar. Que nuestros consejos te permitan para tratarla o prevenirla. Recuerda que lo importante es disfrutar con el deporte que haces, no sufrir más.