Saltar al contenido
VayaMili

Canciones paso ligero

paso ligero

El paso ligero, tu inseparable binomio

Una de las cosas de las que más pronto se da uno cuenta de cómo de diferentes son las cosas que vemos en las películas a las que sufrimos en la realidad, es el paso ligero.

Al llegar al CEFOT, lo primero que vas a tener que meterte en la cabeza es que allí no se camina para llegar a los sitios, tampoco se corre, sino que se vuela. Y para ayudarte a cumplirlo te guste o no, vas a tener a tu maravilloso Sargento al lado tuyo mirándote con cara de perro cada vez que siquiera se te pase por la mente la idea de relajarte.

Como somos humanos y hasta conseguir que nuestro cuerpo se acostumbre a correr hoy si y mañana también, hay una cosa que ayuda a que podamos mantener nuestra mente trabajando, obligándonos a dejar de pensar, aunque sea por momentos, de lo mucho que estamos sufriendo en ese paso ligero infernal para llegar al campo de tiro. El cantar.

Parece una tontería, pero el hecho de cantar a pleno pulmón, al paso izquierdo y con la cabeza bien alta, ayuda a que nos olvidemos de lo cansados que estamos y nos ayuda a subir la moral, lo que nos pega un chute de adrenalina que ayudará a sobrellevar el sufrimiento.

Para esos pasos ligeros interminables, os dejamos a continuación un listado de canciones para cantar a paso ligero.

Canciones de paso ligero

Dos De Mayo, Primavera

Dos de mayo, dos de mayo,
dos de mayo, primavera,
cuando los quintos soldados
se marchan para la guerra.

Unos ríen, otros cantan
y otros llevan mucha pena
pero el que más pena lleva
el que lleva la bandera.

Le pregunta el Capitán
porqué llevas tanta pena.
¿Es por padre o es por madre   o es por culpa de esta guerra?

No es por padre ni es por madre
ni es por culpa de la guerra.
Es por una muchachita
que me he marchado sin verla.

Hecha la mano al bolsillo
saca una foto de ella
y hasta el mismo capitán
se enamora na´ más verla.

Coge mi caballo blanco
y vete corriendo a verla
que por un soldado menos
no perderemos la guerra.

No puedo mi capitán
lo primero es mi bandera
luego esta mi pelotón
y por ultimo esta ella.

Eran Cuatro Camaradas

Eran cuatro camaradas
Eran cuatro boinas verdes
Que Todos juntos formaban
la escuadrilla de la muerte.

Uno cayo al vacio
desde una cumbre helada
Lejos tres voces decian
Yo tenia un camarada.

Uno murio cara al sol
De dos tiros en la nuca
Lejos dos voces decian
Yo tenia un camarada.

Otro fue hecho prisionero
Murio por no decir nada
Lejos una voz decia
Yo tenia un camarada.

Del ultimo y mas valiente
Nunca mas se supo nada
Lejos tres voces decian
Yo tenia un camarada.

Una Tarde De Verano

Una tarde de verano
por los caminos de España
entre montañas agrestes
padre e hijo caminaban.

Padre qué es la Infantería
el pequeño preguntó
bajo su mirada atenta
el padre le respondió.

Es un beso a tu bandera
otro a la tierra que pisas
es el valor hecho hombre
eso es la Infantería.

Es un llanto contenido
cuando se toca oración
por los héroes de la patria
que murieron con honor.

Come de mi pan, amigo,
bebe de mi agua, valiente,|
que un infante por España
luchará hasta la muerte.

Con lágrimas en los ojos
el pequeño respondió
padre de mayor yo quiero
ser infante guerrillero.

Y el niño se hizo hombre|
y a paso ligero canta
ahora puedo demostrar
lo que yo te quiero España.

Somos duros, Somos fuertes

Somos duros, somos fuertes,
somos chicos sin igual,
nuestro cuerpo se endurece
de tanto masoquear.
De tanto masoquear
tengo piernas de canguro
y a mi chica le ha gustado
dice que le va lo duro.
Si me quieres escribir
ya sabes mi paradero
estoy con los «zapadores»
primera línea de fuego.
Niña si tu vas al campo
no pises las amapolas
que están regadas con sangre
de la élite española.
Me he apuntado a un club de ocio y diversión
que todos los meses sale de excursión.
Es la vanguardia un lujoso hotel
de cinco tenedores y de estrellas también.

Con la Sangre de un Valiente

Con la sangre de un valiente
y el primer rayo de sol
hizo Dios una bandera
y se la dio a un español.
Es mi bandera de España
color rojo, color gualda.
No hay sangre para vencerla
no hay oro para comprarla.
Quien al grito ¡Viva España!
con un viva no responda
si es hombre no es español,
si es español no es hombre.

Mi amigo José

Paseando por el bosque
entre flores vi que había
una carta ensangrentada
de 40 años hacía
Era de un «paracaidista»
de la «octava compañía»
que a su madre le escribía,
y la carta así decía:
-Madre anoche en la trinchera
entre el fuego y la metralla
vi al enemigo correr,
la noche estaba cerrada.
Le apunté con mi fusil
y al tiempo que disparaba
una luz iluminó
el rostro que yo mataba.
Era mi amigo José,
compañero de escuela,
con quien tanto yo jugué
a soldados y a trincheras.
Ahora el juego era real
y mi amigo yace en tierra.
Madre, yo quiero morir,
ya estoy harto de esta guerra.
Si yo te vuelvo a escribir
tal vez sea desde el cielo,
donde encontraré a José
y jugaremos de nuevo.
Dos claveles en el agua
nunca pueden marchitarse,
dos amigos que se quieren
nunca pueden olvidarse.
Si mi sangre fuese tinta
y mi corazon tintero
con la sangre de mis venas
te escribiría te quiero.
(Esta canción suele usarse de marcha)

Era un pobre Hombre

Era un pobre hombre,
era un desgraciado,
era cojo y manco,
obrero y parado.
Había hecho la mili
en la Academia Militar
y aquellas duras marchas
lo habían dejado baldado.
Su padre era un perdido,
su madre era una cerda,
su mujer lo engañaba
con su mejor amigo.
Dos hijas que tenía
la lepra las mató
y a su hijo más pequeño
lo atropelló un camión.
Y estando un día en misa
dando gracias a Dios
un trozo de cornisa
la crisma le partió.
Y estando en agonía
se le escuchó decir:
-¡Esto es vida!
-!Esto es vivir!
-¡Esto es vida!
-!Esto es vivir!

Jamas un especialidad (jinete, infante, zapador)

Jamás un «especialidad»
dirá que está cansado
hasta,
hasta,
¡hastaaaaaaaaaaaaa!
caer rebentado.

Jamás un «especialidad»
dirá que tiene sed
hasta,
hasta,
¡hastaaaaaaaaaaaaa!
beber su propia sangre.

Jamás un «especialidad»
dirá que tiene hambre
hasta,
hasta,
¡hastaaaaaaaaaaaaa!
comer su puto brazo.

Zapador Paraca

Esta es la triste historia
de un solitario paraca,
de un zapador español
héroe de mil batallas.

Nunca recibía cartas
y nunca las escribió.
Cuando él se fue de casa
nadie por eso lloró.

Por el cielo va volando
un Junker 52,
zapadores van saltando
a cumplir con su misión.

Dame mecha, compañero,
dame cebo y explosivo,
pues con esto entre mis manos
no hay obstáculo enemigo.

Zapador paracaidista,
hoy te llevan a la guerra ,
hoy te llevan a luchar
a morir por tu bandera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *