Saltar al contenido
VayaMili

Entrenamiento

Todo lo que te aporta hacer un buen entrenamiento

¡Soldado! ¿Cargado de agujetas? ¿Te duelen todos los músculos del cuerpo? ¿Sientes los huesos desencajados? Seguro que es debido a haberte estado horas haciendo ejercicio físico y entrenamiento.

Un buen entrenamiento te aporta muchísimo. Y pese a que sientas que no puedes más, con la planificación y la mentalidad adecuada lograrás mejorar día a día.

No permitas que tus piernas flaqueen, que tus brazos fallen y haz una flexión más; haz una abdominal más. Porque tras cada una de tus gotas de sudor existe un beneficio que debes conseguir.

Por eso te queremos ayudar y creemos que explicándote todo lo que consigues a través de un buen entrenamiento te motivarás muchísimo más. ¿Nos acompañas?

¿Qué es un buen entrenamiento?

Para comenzar debe quedar claro qué es un buen entrenamiento. Porque puede que tengas la idea en tu cabeza que si no hay dolor ni hay ganancias, el clásico “no pain, no gain”. Sí y no, ya que se puede realizar un entrenamiento sin acabar llamando al 112.

Un buen entrenamiento es aquel que hace que te esfuerces, que tengas que concentrarte en realizar los ejercicios y sientas como tus músculos trabajan. Que no te pone al límite, pero sí es lo suficiente intenso como para que pienses en tomarte un descanso.

Ya sea una carrera maratoniana como una serie con mancuernas, continúa. Mide bien cuánto peso vas a levantar y conoce tus límites. Adapta los ejercicios físicos para que puedas trabajar tu cuerpo con eficiencia y eficacia.

No tiene ningún sentido que acabes exhausto, ya que te cuerpo tardará en recuperarse de ese hercúleo entrenamiento. Permítete descansar entre ejercicios y alterna los grupos musculares.

Si realizas un buen entrenamiento lograrás maximizar todos los beneficios de hacer ejercicio físico.

Beneficios de hacer ejercicio físico

Y es que esos neandertales vestidos con pieles y armados con lanza ya disfrutaban de estos beneficios, ¿por qué tú no? No es que tengas que correr detrás de un mamut, pero puedes hacer running como una alternativa más moderna.

Hagas el entrenamiento que hagas, ten en cuenta que conseguirás hasta tres tipos de beneficios: físico, mental y social.

 

Beneficios físicos de entrenar

Los más obvios y la principal razón por la que se suele hacer ejercicio. Durante un buen entrenamiento el cuerpo se desarrolla, mejora y se adapta a la intensidad que le ofreces. Así, en un futuro, sentirás que podrás cada vez más y más.

Algunos beneficios físicos de entrenar son:

  •         Fortalece los músculos y los huesos, permitiendo aliviar dolores comunes.
  •         Mejora el equilibrio y la flexibilidad, facilitando actividades cotidianas y la independencia física en la vejez.
  •         Aumenta tu resistencia en la cama (guiño, guiño), incluso alivia los dolores por calambres menstruales.
  •         Ayuda a controlar el peso, reduciendo grasa y aumentando masa muscular.
  •         Blinda tu sistema cardiovascular, activando el flujo sanguíneo y reduce el riesgo de enfermedades graves relacionadas con este sistema.

Y de seguro que descubrirás más beneficios en cuanto te pongas a entrenar de forma diaria. Hacer ejercicio es esencial para el buen funcionamiento de todo tu cuerpo.

Beneficios mentales de entrenar

Pero no todo es físico, sino que al hacer un buen entrenamiento conseguirás beneficios para tu cabeza. Y es que el chute de adrenalina, hormonas y estímulos físicos son lo suficiente poderosos como para que tu cerebro espabile.

Por eso, cuando entrenas, tu mente encontrará beneficios como:

  •         Previene y ayuda en el tratamiento de la depresión al liberar hormonas, como la endorfina o la serotonina.
  •         Permite evitar pensamientos negativos al estar realizando una actividad que necesita tu plena concentración. Dejarás de pensar lo mismo una y otra vez.
  •         Combate el estrés y la ansiedad, aliviando el cuerpo para que se relaje tras un buen entrenamiento. Y, en especial, de una buena ducha.
  •         Evita el insomnio, ya que tu cuerpo necesitará recuperar energías y te pedirá cama sí o sí.
  •         Mejora el estado de ánimo al permitirte superar tus propios límites. Cada vez correrás más, levantarás más peso y eso siempre motiva.

Vamos, que no son pocos beneficios. Alguna vez habrás padecido algo de lo anterior, así que sabrás muy bien que un buen entrenamiento te ha ayudado a salir de estos problemas.

Beneficios sociales de entrenar

Como tercer tipo de beneficios, pero no menos importantes, tenemos los sociales. Y es que no siempre vas a hacer un entrenamiento solo, puedes contar con amigos y colegas para realizar ejercicio físico.

¿Y en qué ayuda eso? Bueno, pues aquí tienes cinco poderosos beneficios:

  •         Te permite ser social, compartir una afición y, en general, un tema de conversación incluso con desconocidos.
  •         Genera confianza y trabajo en equipo, por lo que te será mucho más fácil colaborar con otras personas con las que compartas entrenamiento.
  •         Aporta sentimiento de pertenencia a un grupo, luchando así contra la soledad y mejorando tu motivación personal.
  •         Podrás desconectar de otros ámbitos de tu vida, como el laboral o el familiar, y así retomarlos con más fuerza. E incluso con nuevas ideas.
  •         Lograrás nuevas amistades. Incluso puede que encuentres tu amor entre las mancuernas. ¿Quién sabe?

Haciendo ejercicio físico lograrás que estos tres tipos de beneficios tengan un gran impacto en tu vida. No dejes que una mala gestión del tiempo o la pereza te impidan hacer un buen entrenamiento.

Cinco tips esenciales al hacer ejercicio físico

Una vez conocidos los numerosos beneficios que te aporta el ejercicio físico, solo queda saber cómo hacerlo sin tener que perder la vida en ello.

Por eso aquí te dejamos unas cuantas recomendaciones para que disfrutes de un buen entrenamiento:

  1.   Conoce tus límites, no fuerces tu cuerpo hasta el extremo. Mantén una mejora progresiva del ejercicio para evitar quemarte mentalmente.
  2.   Cuenta con un buen calentamiento antes de comenzar. Haz rotar tus articulaciones y permítete entre 5 y 20 minutos para preparar tu cuerpo.
  3.   Tampoco olvides comer bien antes de hacer ejercicio, ya que si no lo haces notarás que te flaquean las fuerzas.
  4.   Estira tras un buen entrenamiento, permitiendo que tu cuerpo se relaje y evitar así dolores posteriores.
  5.   Disfruta de él, no lo sientas como una obligación. Encuéntrale el punto divertido y que te permita apretar para alcanzar tus metas a la vez que te diviertes.

También no te olvides de asearte de forma adecuada, ya que de seguro sudarás como un gorrino y eso se nota en el ambiente. Además de que un buen duchazo te hará sentir como nuevo.

¿Qué se necesita para hacer un buen entrenamiento?

Una lanza y un taparrabos no son los mejores accesorios para hacer un buen entrenamiento. Y es que, aunque puedas hacer ejercicio físico en pelotas, siempre es interesante contar con material apropiado para ello.

Por eso es indispensable que te fijes bien en el calzado, la ropa y todo lo que necesites para sentirte cómodo haciendo deporte.

En nuestra página encontrarás todo el material que puede hacerte falta para disfrutar de un buen entrenamiento. Conocemos de primera mano lo que es sacar los pulmones por la boca y queremos que también cuentes con los mejores accesorios para entrenar.

No dejes que un mal material arruine una buena experiencia entrenando. Permítete contar con el mejor equipamiento del que puedes disponer.