Saltar al contenido
VayaMili

Sargento

26/07/2019

El Sargento

El sargento, como empleo forma parte del primer escalón de mando de la escala de suboficiales, sin embargo, el sargento como líder, forma parte de las denominadas bases de todos los ejércitos, necesario en la batalla, necesario en tiempo de paz, necesario para el cumplimiento de la misión en general cualesquiera que esta sea. El sargento es figura indispensable para el buen funcionamiento de toda unidad militar, en este caso y muy concreto el PELOTÓN, formado de 10 a 12 hombres y en los tiempos que corren mujeres.

La figura del SARGENTO lleva CINCO SIGLOS perfeccionándose y evolucionando siguiendo las pautas marcadas por la tecnología, los cambios en la sociedad y el cambiante mundo de las necesidades operativas del combate, reconociéndolo a día de hoy que ha sido es y será el alma de la escala de suboficiales, siendo el espíritu que impregna de historia y tradición su manera de actuar a la hora de realizar su función como pilar base del ejército.

Evolución del empleo de Sargento

El sargento nace de la mano de la creación del primer ejército moderno, en el cual, la elección del SARGENTO era mediante observación directa, esto quiere decir que el mando desde su mirada subjetiva, observando la valía de todos sus subordinados y eligiendo al que más destaca de entre ellos, teniendo en cuenta sus virtudes personales, su capacidad para liderar sobre sus compañeros y sobretodo su experiencia en combate, elegía a uno para ostentar tan noble nombramiento. Considerándose en sus principios como oficial bajo o miembro destacable de la tropa, el sargento es el escalón intermedio entre la tropa y los oficiales, el cual, empezó su andanza en el siglo XIX cuando su única enseñanza era tener la formación propia de la unidad basada en lecciones aprendidas y experiencia en combate, a tener una enseñanza BÁSICA.

LA REAL ORDENANZA DEL 28 DE JUNIO DE 1632, promulgada por FELIPE IV, en la que ya se establecían dos sistemas de provisión para los empleos militares: la elección y la antigüedad, Para el ascenso a sargento: “Que los que hubieren de ser elegidos por Sargentos, tengan los mismos años de servicio que los Alféreces, y que sean diligentes y ágiles, porque son el manejo, y gobierno ordinario de las Compañías”, escrito que recogen las primeras condiciones de ascenso al grado de sargento, el cual viene a normalizar la situación actual de ese tiempo en la que el sargento debía ser elegido por los cauces habituales hasta el momento y cumplir ciertos requisitos, siendo estos los normales hasta le época, pero sigue sin haber la exigencia de pasar un periodo de formación obligatoria ni el paso por determinadas Academias para desempeñar o alcanzar los galones de sargento, dejando claro las cualidades del sargento, su diligencia con la tropa y su agilidad en el combate eran indispensables para el buen hacer en la maniobrabilidad de las compañías de aquel entonces.

LA REAL ORDENANZA DE FLANDES DE 1702, con el objetivo de establecer el orden, la disciplina y la subordinación de las tropas de aquel entonces, se establece que para «hacer à un soldado Sargento, es menester que haya servido ocho años à lo menos, y que sea conocido por hombre CUERDO y BIZARRO, que sepa leer y escribir«. Requisitos que dejan claras las características y la forma de designación de un sargento, con la elección directa por parte de su Capitán, se elige a un hombre BIZARRO y CUERDO, dos características intrínsecas de un sargento hasta el día de hoy, las cuales han caracterizado la figura del suboficial a lo largo de la historia, donde la valentía, el esfuerzo, la gallardía y el compañerismo eran premiados con un ascenso, en este caso a SARGENTO. Otro requisito en esos tiempos era tener los conocimientos de LEER y ESCRIBIR, donde hoy en día sería un requisito claramente absurdo, en aquellos tiempos era un requisito indispensable para un líder, donde el 90% de la población era analfabeta, se buscaba que el sargento pudiera ser fiel narrador y transcriptor de dichas, virtudes y tradiciones de las campañas de aquellas épocas, dándole el toque de cultismo y esfuerzo de superación, sirviendo como requisito selectivo para el ascenso.

PRIMERAS ESCUELAS REGIMENTALES DE SOLDADOS, CABOS Y SARGENTOS, el 20 de noviembre de 1845 nacen las escuelas en las unidades tipo Regimiento, en las cuales se empieza a dar formación a los Sargentos con la colaboración de profesores de la escala de OFICIALES, se les intenta dotar a los sargentos de ciertos conocimientos culturales y tácticos para el desempeño de sus funciones.

En 1853 la evolución sigue su curso mediante la creación de una ACADEMIA DE SARGENTOS, en la ciudad de Toledo, donde podían asistir Sargentos primeros para formarse con el objetivo de dar el paso a formar parte de los OFICIALES con el empleo de ALFÉREZ, y más adelante en 1885 se crea la ACADEMIA ESPECIAL DE SARGENTOS con el mismo objetivo, dotar a los sargentos para alcanzar el empleo de OFICIAL.

CREACIÓN DE LA ESCALA DE SUBOFICIALES, el 04 de Diciembre de 1931, Manuel Azaña crea por Ley el Cuerpo de Suboficiales del Ejército, asignándole a sus componentes la misión de ser auxiliares del mando y constituir categoría intermedia entre el Cuerpo de Oficiales y las Clases de Tropa, sin embargo, el SARGENTO no forma parte de esta nueva escala ya que la escala de suboficiales empezaba desde el empleo de sargento primero, dejando de lado a los sargentos, los cuales podían tener acceso a la escala de suboficiales pasando un examen de acceso después de servir más de 4 años en el empleo.

Esta situación continua hasta cuatro años más tarde, cuando Diego Hidalgo que por la Ley de 5 de Julio de 1934 rectifica los empleos del Cuerpo de Suboficiales dando entrada a los Sargentos, produciéndose un cambio muy importante en la estructura del ejército ya que hasta entonces el sargento formaba parte de la escala de tropa y con esta ley el sargento toma la importancia que se merece dentro la de la organización y la estructura del ejército.

CREACIÓN DE LA ACADEMIA GENERAL BÁSICA DE SUBOFICIALES, fue creada el 31 de mayo de 1947 mediante Orden escrita en el Diario Oficial del Ejército, ubicada en TALARN, como parte de la evolución se decidió crear una Academia donde formar personal procedentes de la escala de tropa, donde dan sus primeros pasos los sargentos de nuestros días. Esta academia aúna todos los conocimientos necesarios para realizar las funciones intrínsecas como suboficiales y como futuros líderes de PELOTÓN, estos conocimientos necesarios para formar al futuro suboficial en el ejercicio del mando.

Actualidad del Sargento en el Ejército Español

En la actualidad el que pretenda ser suboficial tiene dos opciones, una de ellas es promocionar internamente desde la escala de Tropa y Marinería, siendo requisito indispensable un año de antigüedad como mínimo de soldado, y cumpliendo unos requisitos de niveles de estudios, como pueden ser, un acceso a grado superior para la vía C, un grado medio para la opción de la vía B y en posesión del bachiller para la vía A, las tres vías de acceso a nivel de estudio se encuentran aisladas, teniendo diferente número de plazas para cada una de ellas. Para el acceso también tienen que pasar un examen de conocimientos, física, matemáticas e inglés.

Otra opción para poder acceder a la escala de suboficiales es de manera externa, es decir, opositando desde la vida civil, en la que los requisitos son similares pero tienen restricciones de edad y estudios, siendo su oposición basada en un examen de ingreso basado en un nivel de inglés.

Para las dos opciones de ingreso es necesaria para el acceso la superación de exámenes psicológicos y físicos, siendo los físicos pruebas de natación, resistencia, velocidad, salto vertical, y potencia de tren superior. Una vez hechos todos los exámenes que se demandan para el acceso, hay que ver la nota de corte ya que no todo el mundo la supera, no vale con aprobarlo todo, ya que la nota de corte la ponen los propios participantes de la oposición, dependiendo de la preparación y el nivel de dificultad de las pruebas intelectuales, la nota de corte es alta o baja, pero si se quiere ingresar hay que estar por encima de dicha nota.

Una vez dentro de la Academia y ser nombrado alumno de EMIES, pasas a formar parte de un grupo selecto de hombres y mujeres que persiguen el sueño de ser militares de carrera y futuros servidores de la patria, una vez dentro el ALUMNO tiene que estar decidido a pasar 3 años de arduo trabajo y sacrificio, donde se prepara de manera física, psíquica, y moral para afrontar los retos del futuro suboficial, siendo evaluado a cada momento y teniendo que superar exámenes y pruebas físicas hasta la jura de bandera en TALARN donde termina la fase de adaptación, después de lo cual, los ALUMNOS se reparten por todo el territorio español a sus distintas Academias dependiendo de sus especialidades fundamentales. Academias en TOLEDO, MADRID, SEGOVIA, CALATAYUD, VALLADOLID, acogen a hombres y mujeres de diferentes ARMAS y ESPECIALIDADES, como INFANTERÍA, CABALLERÍA, ARTILLERÍA, TRASMISIONES, INGENIEROS ZAPADORES.

Otros empleos

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *